HABE

Diferenciar contables e incontables, a veces, se complica

Agua y tres botellas de agua.

autoría: Izaskun Zuntzunegi Legarreta, 

Los sustantivos contables son aquellos que se pueden contar o enumerar. Estos sustantivos deben ser tangibles y deben poder separarse o dividirse en unidades, formar grupos, etc. Por lo tanto, pueden expresarse tanto en singular como en plural.

Los sustantivos incontables designan entidades que no se pueden dividir, separar o contar en unidades. Si bien es posible medirlos (fraccionarlos), no se pueden cuantificar como unidades ni formar grupos o conjuntos. En consecuencia, se expresan en singular, y no existen plurales de los sustantivos incontables.

Sustantivos contables

Se pueden usar en plural con:

     - determinantes definidos: los libros, mis amigas, estos coches…
     - numerales cardinales: dos libros, tres amigas, cuatro coches...
    
- indefinidos: muchos libros, varias amigas…
     - adjetivos: libros breves, buenas amigas…

Aceptan los cuantificadores medio y mitad: medio pastel, la mitad del pastel…

Sustantivos no contables

Sustantivos concretos: agua, sal, arena, vino… Sustantivos abstractos: inteligencia, valentía, paciencia, esfuerzo

     - Se construyen en singular con los siguientes indefinidos: mucho, poco, bastante, demasiado, tanto, cuanto, cuánto
       Ejemplos: mucho frio, poca sal, bastante paciencia, demasiada arena, tanto esfuerzo, cuánta agua…

     - Admiten el cuantificador mitad, pero no medio.
       Ejemplos: la mitad del agua, la mitad del valor…

     - No admiten numerales cardinales.
       Ejemplos: dos aguas, tres panes…

     - El sustantivo no contable gente puede aparecer en plural.
       Ejemplos: Vinieron gentes de todas partes del mundo.

En los siguientes pares, el primer sustantivo se usa como no contable, el segundo como contable:

Diferencias funcionales

Los sustantivos no contables pueden funcionar como complementos directos, como sujetos de oraciones pasivas reflejas y de oraciones de ser + participio sin necesidad de determinativos.

Los sustantivos contables en singular no tienen ese comportamiento.

          Complemento directo : Quiero agua .(* Quiero pájaro.) Sujeto de pasivas reflejas : Se encontró oro. (*Se encontró libro.) Ser + participio: Fue encontrado carbón.(*Fue encontrada carpeta).

En algunos casos los sustantivos incontables se convierten en contables. Es lo que ocurre, por ejemplo, con pan y café, que admiten el uso contable en oraciones como estas:

          - Hemos comprado tres panes: ¿será suficiente?
         
- Toma cuatro cafés al día, y no duerme bien.

También puede pasar al revés, que los sustantivos contables se convierten en incontables, pero es menos habitual. Ejemplos:

          - Me ha gustado la tarta de queso, pero le han puesto demasiado arándano.
          - Es mucha moto
para mí, pero aprenderé a manejarla.
          - Échale piña
, y verás qué rico sale.

Y ¿cuál es la diferencia de significado entre Échale manzanaÉchale una manzana? En el primer caso (Échale manzana), imaginamos esa fruta como una sustancia (como podríamos decir Échale agua). En el segundo (Échale una manzana), en cambio, se presenta como una unidad.

Estos cambios de categoría convierten la noción de sustantivo contable e incontable en una noción resbaladiza. En ocasiones, puede resultar útil emplear la noción de "mitad". Esto significa que cuando los sustantivos son incontables, podemos combinarlos con la idea de "mitad" sin que pierdan su identidad. Por ejemplo, la mitad del agua sigue siendo agua, la mitad de la gente sigue siendo gente, la mitad del dinero sigue siendo dinero, etc. En cambio, no sucede lo mismo con los sustantivos contables, ya que la mitad de una mesa ya no es una mesa, la mitad de una cabra deja de ser una cabra, etc. De todas formas, esta prueba, no es válida para los casos que se refieren a realidades abstractas. Resulta complicado pensar en cosas como la mitad de una duda (sustantivo contable) o la mitad de la abnegación (incontable).

Por lo tanto, aunque parece bastante clara la noción de nombre contable e incontable, resulta difícil de acotar con precisión en cuanto pasamos al detalle.  

Más información: